Información sobre reclamos laborales

Inicio Equipo Areas de práctica Blog Testimonios Mi Causa CONTACTO
x

Calcular indemnización

En la actualidad, cuando cobrás tu sueldo
¿te entregan un recibo con los descuentos de la jubilación y la obra social?

x

Sugerir calculadora laboral

Si sufriste un despido, trabajás en negro, o te pagan menos de lo que te corresponde, la justicia te habilita a reclamar una indemnización para compensarte.


¿Cuáles son los pasos de un reclamo laboral?

Intercambio telegráfico:

En este primer paso enviás una serie de telegramas laborales a tu empleador, reclamando que cumpla con todo lo que te corresponde por derecho.

Este paso es fundamental, y muchas veces los juicios dependen de la forma en que se encaminó esta etapa.

El objetivo es que la postura -tanto tuya como la de la empresa- quede expresada por escrito en la contestación que te envíe o en su silencio si no te contesta.

Audiencia en el ministerio de trabajo:

En este paso, tanto vos como la empresa deben concurrir a una audiencia donde se intentará una conciliación para evitar un juicio laboral.

En la ciudad autónoma de buenos aires este paso es obligatorio, en el resto del paí­s no lo es. En la ciudad de buenos aires este paso se cumple en el SECLO. El objetivo de esta etapa es llegar a un acuerdo justo y evitar el juicio laboral.

Juicio laboral:

Si no llegás a un acuerdo con la empresa, tu caso queda habilitado para reclamar ante un juez laboral, acompañando los telegramas, las constancias de audiencia y el resto de las pruebas que demuestren tu reclamo.

Al finalizar el juicio el juez dictará una sentencia, y en caso de darte la razón, condenará al empleador al pago de las indemnizaciones correspondientes.


¿Cuánto dura un reclamo laboral?

La duración de un juicio laboral depende de muchos factores, entre ellos, la complejidad del caso, aunque principalmente en temas laborales termina dependiendo de la capacidad del juzgado donde tramite.


¿Cuánto cuesta un juicio laboral?

Los juicios laborales están exentos de impuestos o tasas, por lo que queda considerar los honorarios del profesional.

Normalmente, la costumbre que se sigue es pactar previamente con el abogado un porcentaje a cobrar al final del juicio.

Este porcentaje suele ser del 20% del total que se obtenga en el juicio.